lunes, 19 de abril de 2010

¡Estoy imparable!

Este fin de semana ha sido de lo más productivo, a muchos niveles. No sólo he terminado la funda para el Kindle, sino que por fin me he puesto con las cortinas y la silla giratoria. Ambos requieren explicación: Las cortinas eran en realidad unas fundas que habíamos comprado para los sillones que estaban antes donde mi rincón de costura está ahora. Al vender los sillones, estas fundas, en realidad unas telas rectangulares compradas por dos duros, quedaron huérfanas. Ahí entra en juego la mentalidad "aprovechar los recursos a tu alcanze" y "reliclaje de telas" que tanto furor hace en la red (repurpose, que se llama esto). Dicho y hecho, con una tira fruncidora para cortina (donde se enganchan los ganchos, valga la redundancia) del mercadillo por 1.50€ este proyecto ha sido el más simple, barato y rápido de mi (corta) historia como costurera/modistilla. La silla giratoria NO está siendo ni rápido ni simple. He heredado esta silla de despacho, comprada por 5€ hace unos años, que también tenía una funda para cubrir su fealdad y los destrozos que los gatos han hecho a lo largo de este tiempo. He dado a esta silla, cuyo destino era la basura, una segunda oportunidad. Pensé, ¿y si la tapizo yo misma? Con lo baratas que son las telas en Ikea, por lo menos puedo intentarlo. Sacar el "patrón" para la funda fue una risa, más "a ojo" que otra cosa. Pero ahora viene lo bueno, ¿cómo la termino? La funda del respaldo está terminada, la del asiento también, pero la parte de enmedio está inacabada simplemente porque no sé hacerlo. Puesto que las grapas no funcionan bien, creo que voy a comprar unos clavos de tapicero (¿existirá esto? según mi madre sí) e intentar solucionarlo a clavazo limpio. Continuará ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...